viernes, 4 de noviembre de 2011

Santa Maria de Rioseco "el monasterio evocado"

En la tarde de ayer se realizo la presentación del libro de Esther López Sobrado bajo el título: "Santa María de Rioseco. El Monasterio evocado" en el Museo Historico de las Merindades de Medina de Pomar.
Tambien pudimos presenciar la inaguración de la exposición fotográfica de Alberto Uyarra del Monasterio de Rioseco en la planta baja del Museo Histórico de las Merindades. 
Foto: Rubén Pérez Llarena

Iñigo Cuesta confirma su adiós: “Hay que buscar un día para decir basta”

Después de 18 años como ciclista profesional, Iñigo Cuesta ha decidido poner punto final a su trayectoria como ciclista de élite: “Estoy aquí para decir oficialmente que son mis últimos días como ciclista profesional. Se acaban así 18 años de profesional donde he disfrutado mucho. Creo que no hay mejor sitio que Radio Espinosa Merindades para anunciar mi adiós, con toda la gente de nuestra zona escuchándonos”.
El ciclista de Villarcayo fue preguntado por las razones por las cuales deja la bicicleta y si había influido en su decisión el no de la organización de la Vuelta a España a la participación de su equipo, el Caja Rural. “He corrido muchos años a un alto nivel y hay que buscar un día para decir basta. La decisión la tenía prácticamente tomada. Posiblemente no ha sido el mejor final, pero bueno, me pude despedir en la Vuelta a Burgos y en la etapa que acabó en las Lagunas de Neila”, dijo Cuesta.

Durante casi dos décadas en el pelotón profesional, Iñigo ha vivido momen-tos duros y de gran sacrificio, pero todo eso se compensa con los días felices, él se queda con uno: “El día que gané la Vuelta al País Vasco. Aquel día había muchos nervios. Estaba comiendo con Jalabert, llegó Manolo Saiz, se sentó y dijo que Zulle estaba a algo más de un minuto y que es capaz de todo, así que los tres teníamos que salir a disputar la crono”. Cuesta no quiso desvelar nada acerca de su futuro. “De momento no he pensado en seguir ligado a este deporte, ya tendré tiempo. Si quiero seguir ligado tiene que ser en las competiciones”.

En el programa fueron interviniendo diferentes personas vinculadas al mundo del ciclismo. Uno de ellos es Juan Carlos Abascal, periodista de Antena 3 y natural de Espinosa de los Monteros. Abascal recordó que “se va uno de los grandes del ciclismo profesional, con una carrera muy larga”.
Otro que no quiso perderse la oportunidad de decir adiós a Iñigo Cuesta fue Javier Ares, periodista de Onda Cero, quien emocionó a la audiencia cuando comentó: “Siempre tiene que haber un final. En el caso de Cuesta deja mucho aprendizaje para las nuevas generaciones y sobre todo un poso de señorío y caballerosidad, y saber estar de ciclista comprometido y altruista cuando ha tenido que serlo. Es un ejemplo para las generaciones venideras y las presentes que se han educado con él en el pelotón”.
También los ciclistas se acordaron de Iñigo. Uno de ellos fue David Etxebarria con quien compartió los años en la ONCE. El ganador de dos etapas en el Tour de Francia dijo de Cuesta que “ha demostrado que se puede seguir corriendo con 40 años en profesionales y que tiene que estar orgulloso de su carrera”. Ambos quisieron recordar sus años en la ONCE y la gran plantilla que había en aquel equipo. “El ambiente era muy bueno. Zulle era algo impresionante, con una clase enorme. También estaba Jalabert que tenía un gen ganador que no se ha vuelto a ver, lo tenía durante todo el año”.
Otro que no podía faltar a una cita así es Carlos Sastre. Iñigo y Carlos vivieron algunos de sus mejores años como ciclistas en el equipo CSC. Cuesta se mostró feliz de la intervención de su amigo y se anticipó para destacar que “mi relación con Carlos no sólo se ha dado en los últimos años. Coincidí con él en la ONCE y ya me di cuenta de que era un chaval con muchas cualidades y con muchas ganas de ciclismo. De él sobre la bicicleta se podía esperar cualquier cosa, tenía calidad de sobra”.
Sastre, muchas veces compañero de habitación de Cuesta, intervino de forma distendida, bromeando a cerca de su relación y dejando alguna anécdota desconocida. Sin embargo, también hubo un momento para sincerarse. “Yo de Iñigo tengo muchos recuerdos. Cuando yo pasé a profesionales corrimos en la ONCE. Después de varios años coincidimos en el CSC. Iñigo ha calado hondo en todos sus compañeros por su forma de ser y de actuar. Su gran profesionalidad dejaba huella, generaba mucha tranquilidad en los peores momentos, tanto es así que el año que yo gané el Tour hablaba muchas veces con él por teléfono. A mí me transmitió una tranquilidad impresionante, una persona con experiencia, que en carrera sabe dónde hay que estar en cada momento. Me ayudó mucho”, recuerda el ganador del Tour, Carlos Sastre.
Para finalizar Iñigo quiso dar las gracias a todo el mundo que durante estos años le ha ayudado a mantenerse tantos años en el pelotón profesional.

Fuente: Radio Espinosa Merindades
Fotos: Rubén Pérez Llarena